Compartir

Es un error común pensar que todos los introvertidos son tímidos y socialmente torpes. De hecho, podemos ser seguros de nosotros mismas, conversadores e incluso la vida y el alma de la fiesta. Es solo que necesitamos suficiente tiempo de inactividad para poder brillar. Si no lo conseguimos, fácilmente podremos sentirnos abrumados.

 

Compilado por equipo GS

Las personas extrovertidas prosperan con la energía de estar en un ambiente ruidoso y sociable. Las introvertidas son más sensibles a la sobre estimulación, reciben más información del entorno y necesitan tiempo a solas para procesarla.

 

La crianza saca a los introvertidos de su zona de confort

Como mamá introvertida, conoces tus propias necesidades y tiendes a limitarte a ponerte en situaciones llenas de gente y ruido. También te aseguras de tener mucho tiempo a solas para recargar baterías. Pero una vez que eres madre, esto se vuelve una tarea muchísimo más difícil.

Como madre, estás encendida. Todo el tiempo tus diminutos humanos necesitan comida y mimos. Necesitan tu tiempo y atención. Ni siquiera puedes ir al baño sin que sus pequeños cuerpecitos se sujeten a tu ropa, griten o lloren a través de la puerta.

 

¡Sobrevivirás! No se trata de cambiarte a ti misma; se trata de cambiar lo que haces:

Tómate un tiempo temprano en la mañana: Todos sabemos lo valioso que es cada minuto de sueño, pero incluso configurar la alarma 15 o 20 minutos antes puede marcar una gran diferencia.

Empieza el día disfrutando la paz de una casa tranquila. Siéntate en un lugar agradable a tomar sol y sentir el viento en tu cara. Si lo haces, estarás preparada para afrontar mucho mejor el torbellino instantáneo de actividad que comienza tan pronto como se levantan tus hijos.

Disfruta del aire libre todos los días: No importa lo agitado que sea tu día, las cosas siempre se sienten mejor cuando se dirige al aire libre.

Incluso si eso es solo un paseo rápido por el parque. Tómate el tiempo para respirar el aire mientras empujas el coche o caminas con tus hijos deslizándose o saltando a su lado.

 

Saca tiempo a solas en la casa: Si puedes conseguir una niñera, pídele que saque a los niños para que puedas pasar un tiempo a solas en casa, disfrutando de la paz.

Si tus hijos están en la guardería o el colegio, no llenes el tiempo que están fuera con tareas domésticas. Usa parte de el para encontrar la soledad y simplemente para estar en casa. Elimina cualquier sentimiento de culpa por tomarte ese tiempo para recargar energías.

 

Disfruta de algunas actividades tranquilas con tus hijos: Trata de que sean en espacios tranquilos. Un ejemplo sería que mientras ellos pintan y hacen manualidades entretenidos, podrías acurrucarte en el sofá con un libro o incluso viendo la tele durante una media hora. No solo tứ te beneficias de alejarte del ajetreado ritmo del día; tus hijos también lo harán.

 

Incorpora a tu día un “tiempo de tranquilidad”: Incluso cuando los niños están contigo, aún puedes crear algo de tiempo de inactividad. Solo tienes que convertirlo en una rutina que ellos esperen.

Comienza colocándoles juguetes o una actividad tranquila y explícales que también disfrutarás de un momento de tranquilidad al otro lado de la habitación. Díles que después de que termine el tiempo de silencio pueden volver a jugar todos juntos.

 

Con niños mayores, aprovecha al máximo las invitaciones para jugar: Puede sonar contraproducente invitar a más niños ruidosos a tu casa cuando quieres la paz y la tranquilidad.

Claro, tendrás que estar disponible para supervisar a los niños adicionales (y posiblemente alimentarlos también). Pero probablemente encontrarás que tu hijo y sus amigos están tan absortos jugando juntos que también tendrás momentos para respirar o dedicar un poco de tiempo a ti también.

 

Abraza el caos (pero encuentra tiempo para respirar): Hay días (y fragmentos de días) en los que todo es una completa carnicería. El ruido, la necesidad, el desorden… En estos tiempos, abraza a los locos y déjate llevar. Luego trata de encontrar un poco de tiempo para respirar.

Eso podría ser tan simple como sujetar a los niños en sus asientos del automóvil y hacer una pausa, y respirar lentamente antes de sentarte en el asiento del conductor o copiloto. Podría ser algo tan simple como entrar al jardín durante unos segundos para sentir el viento en la cara.

 

Sé estricta con la hora de dormir: Haz sacrosanta la hora de acostarse. De esa manera, siempre sabrás que hay un tiempo límite en el que puedes obtener algo de paz y soledad para recargar energías.

Cuando los niños sean mayores, cumple con horarios estrictos para ir a dormir y, si no están listos para dormir, pueden leer en silencio hasta que se apaguen las luces.

Cuando te sientas abrumada, pide ayuda… Y no te sientas culpable por ello: Puede que necesites un poco más de valentía al pedirlo, pero si lo haces, toda la ayuda adicional puede marcar una gran diferencia.

Las madres introvertidas son increíbles, y no son madres inferiores. Simplemente somos diferentes. Es más difícil para nosotras brillar en un mundo que favorece a las personas ruidosas. Pero tenemos cualidades que nos hacen papás y mamás increíbles.

Es más probable que podamos sintonizarnos con el estado de ánimo de nuestro hijo y comprenderlo en un nivel más profundo. Somos grandes oyentes. Nos tomamos el tiempo para darnos cuenta y hablar con los niños más tranquilos al margen de un grupo o fiesta. Enseñamos a nuestros hijos a disfrutar de los placeres sencillos de la vida. Como tumbarse en la hierba para mirar las nubes. O acurrucarse en el sofá con un buen libro.

 

¡Nos encanta que seas introvertida! Algunas de las personas más reflexivas, compasivas y consideradas lo son. Disfrútalo sin culpas.

Referencias: https://masandpas.com/introverted-parent/

15 Ways an Introverted Mom can Survive an Extroverted World

 

Compartir
Hola! ¿Necesitas Ayuda?
A %d blogueros les gusta esto: