Compartir

Por Equipo el Guardián

El término “poder” se utiliza para describir la facultad, habilidad, capacidad o “autoridad” para llevar a cabo una determinada acción, lo que necesariamente implicaría poseer mayor fortaleza intelectual y/o corporal.

No obstante, el uso más habitual del término se refiere al control, imperio, dominio y jurisdicción que un hombre dispone para concretar algo o imponer un mandato. Así, el poder se relaciona con gobierno, o con otorgar la facultad para que un ser humano –en representación de varios–, pueda llevar a cabo cierto plan.

Hay un deseo de poder en cada uno de nosotros

El célebre psicólogo de la Universidad de California, en Berkeley, Dr. Dacher Keltner, sostiene que: “El poder es algo inherente a la condición humana, y va más allá del poder que ejercen los políticos o la policía. Está presente cuando un niño hace un berrinche para que su padre le compre un dulce, el uso de la sensualidad de una mujer para conseguir lo que quiere, o la invención de consignas para ofender a gobernantes en protestas políticas.

El poder no es algo que debemos (o podemos) evitar, ni es algo que pasa necesariamente por la dominación y la sumisión. La sociedad humana está inmersa en la dinámica del poder”.

Para lograr “igualdad” necesariamente se requiere de garantía, transparencia y facilidad de acceso a la información. De esta forma, se pueden tomar decisiones responsables sobre aquello que puede afectar nuestro ser de forma física, mental o espiritual. La decisión es el acto más importante de apropiación y uso efectivo de poder.

El pintor y escritor español Santiago Rusiñol (1861-1931) escribió: “Engañar a los hombres de uno en uno es bastante más difícil que engañarlos de mil en mil. Por eso el comunicador tiene menos mérito que el abogado o el curandero”.

Gracias a Dios, el dolor de muchas personas afectadas de forma negativa (por las vacunas, por ejemplo), ha motivado a muchas más a tomar conciencia y buscar información; y hoy están logrando disipar el miedo, la vergüenza y la culpa, sentimientos promovidos masiva y mediáticamente para opacar nuestro verdadero poder de decisión.

Somos los únicos capaces de juzgar nuestras acciones, y es nuestra responsabilidad corregir, aprender y, si fuese posible, reparar errores. El poder creador es del Creador, pero el poder transformador debe venir de nosotros; es decisión. Lo difícil siempre es decidir cuándo comenzar; pero una vez que empiece a decidir en forma consciente podrá transformar los problemas en circunstancias, y a buscar la salud en lugar de evitar la enfermedad.

¡Hasta la próxima!

(Publicado originalmente en edición 151 de El Guardián de la Salud, en su versión impresa)

Compartir
Hola! Necesitas Ayuda
A %d blogueros les gusta esto: